Páginas vistas en total

viernes, 13 de mayo de 2011

1º CAPITULO CAZADORA

1º CAPITULO:

Por favor para… si al menos parase un momento este maldito coche, durante una milésima de segundo, podría abrir la puerta y volver andando a Londres. Una milésima de segundo por favor... o… quizá podría darle un golpe al taxista con… ¿con la mano? Bah! Demasiado agresividad o… pensé durante unos minutos las formas que me sacarían de ese coche. ¡AH! ¡YA SE! La ventanilla, podría saltar. El coche va lo suficientemente despacio para que al caer el único daño que me hiciera fueran unos raspones de nada.
La baje. El aire londinense me inundó. Como otros días el cielo estaba nublado, hoy por suerte no llovía. La baje del todo
-señorita, esa no es la opción mas indicada- dijo el taxista mirándome por el espejo retrovisor
-¿perdone?- Él arqueó las cejas
-si, no es la única chica que llevo al South-Hall Academy of England. Y todas tenían las mismas intenciones que usted, además, es muy peligroso
-nose a que se refiere- mentí. Plan fallido.
-supongo que no-contesto. Miro otra vez por el retrovisor y volvió la vista a la carretera.
A nuestro alrededor lo único que se veía eran árboles y vegetación. Me dirigía efectivamente al instituto South-Hall.
Mis padres habían muerto hacía ya tres meses en un accidente de coche. Al parecer, un camión se había cruzado delante de ellos arrasando todo a su paso incluyendo a mis padres. Durante todo el verano, lo único que había hecho era llorar y lo que sentía era tristeza y ahora que empiezan las clases les echo muchísimo de menos. Cuando me llevaban al colegio, asistían a todas las reuniones, hablaban con todos mis profesores… se preocupaban tanto por mi y por mis estudios que era agobiante ahora…ahora era todo distinto. Ya no estaban aquí para acompañarme al colegio, no hablarían con mis profesores…y como idea fascinante mi hermano mayor no podía cuidarme y no se le ocurrió mejor idea que mandarme al colegio donde estudio mi madre.
Me mire en el espejo retrovisor. Cada día me parecía más a ella: pelo castaño, alta, morena de piel y ojos marrones. Mi hermano Scott en cambio, era igual que mi padre: pelo negro, alto y de ojos oscuros. Ahora estaba en suiza estudiando  medicina, por lo que según él, con tanto estudio no podía cuidarme.
En el coche sonaba una música medio ranchera medio rock, era horrible
-¿le gusta?- pregunto el taxista
- si… muy original- volví a mentir. ¿Cómo podía existir música así por el mundo?
-es un grupo irlandés del norte. Sabes, conozco al cantante-sonrió con satisfacción
-interesante-tamborilee contra la ventana. El taxista siguió hablando de no se que del pueblo donde había nacido o algo así.
Un edificio de ladrillo antiguo empezaba a aparecer entre los árboles. Giramos una curva y un prado verde apareció ante nosotros, en el que en medio estaba el edificio.
El edificio principal tenía cuatro plantas y adosada a este había otro edificio de dos plantas un poco más pequeño que el principal. Todo entero era de ladrillo antiguo lleno de ventanas con cortinas color azul marino. A excepción de un árbol enorme que había en el lado Este del colegio, todo era prado. En la parte más lejana del prado había otro edificio de piedra más pequeño.
De el salían niños y niñas vestidos con pantalones, chalecos y cascos en la mano. Otros chicos estaban esparcidos por la entrada y bajo el árbol.
El taxi paro frente a las escaleras que subían hacia la que debía ser la entrada. Un cartel de color de las cortinas con letras blancas recorría la mitad de la parte superior de la entrada. En el se veía el nombre del colegio: “South-Hall Academy Of England”

Cuando salí del taxi el viento soplaba con fuerza y sentí un agudo dolor en el hombro, retiré la venda que lo cubría y miré la marca que tanto me escocía, una estrella perfectamente detallada que llevaba en mi hombro desde que nací, prácticamente dieciséis años.                                                                                                               
-Gracias-dije mientras cerraba la puerta del taxi.                                                    
Mientras el taxi se alejaba por el camino de piedra que conducía a la salida, me quede quieta observando a todos los chicos y chicas que se encontraban en ese momento en 
aquel prado verde que rodeaba toda la escuela.
Había una pareja dándose el lote debajo del árbol otras muchas simplemente hablaban entre ellos... Las chicas llevaban una falda azul marina a cuadros con un polo blanco con el escudo del colegio; los chicos llevaban unos pantalones oscuros y el mismo polo que las chicas, ambos llevaban calcetines azules y mocasines negros.
Pero de repente me tope con la mirada de dos chicos de mi edad que no dejaban de mirarme mientras cuchicheaban entre ellos. Los dos eran más o menos de la misma estatura, uno era castaño y de ojos verdes, mientras que el otro era más bien rubio de ojos oscuros.        
Una chica más baja que yo de pelo castaño y ojos avellana se puso delante de mí y con una amplia sonrisa dijo:
-Hola, soy Christy y esta es Abie-detrás de ella apareció otra chica más alta, de pelo rubio y ojos claros-hola, soy Abie-
-Hola me llamó Elissa, pero me llaman Lizz-
-¡Ah! Tú eres Elissa Colingwood la nueva-dijo Christy- por cierto, ¿Qué hacías mirando a los Pershall?
-Eran ellos los que me miraban a mí-repliqué.
-Eso ahora da igual, tienes que ir a ver a la directora Bennett-intervino Abie-ven, síguenos
 Y las dos chicas echaron a andar hacía el edificio.
Atravesamos la entrada en la que había un recibidor en los que a ambos lados había puertas y enfrente un pequeño pasillo que daba a lo que parecía un patio interno con un par de árboles.
Giramos hacia la derecha y la chica de pelo castaño dio dos toques a la puerta. Se escucho una voz a lo lejos
-pasen
Christy abrió un poco la puerta y metió la cabeza
-Directora, ya ha llegado la señorita Elissa Collingwood
-Hágala pasar
Cerró la puerta
-nos vemos luego-dijo Christy dándome una palmada en el brazo.
Abie sonreía mientras se alejaban por el pasillo que conducía al patio
-bueno días-dije cuando abrí la puerta
-buenos días señorita Collingwood-dijo la señorita Bennett. Tenia el pelo castaño canoso a la altura de los pómulos, su piel estaba marcada por pequeñas arrugas que atravesaban toda la cara. Por encima del escritorio se veía que vestía con un vestido marrón un poco pasado de época- siéntese, por favor
El despacho era una gran habitación con grandes estanterías a los lados y un ventanal que ocupaba toda la pared norte. Delante de esta había un escritorio con dos sillas.
En medio de la habitación había una mesa ovalada con un jarrón de rosas que daban olor a toda la habitación. A  un lado había otra puerta con una chapa en la que ponía: “sala de espera”
Me senté en la silla frente al escritorio.
-¿qué tal el viaje?- empezó diciendo
- un poco cansado, gracias
-bueno en ese caso, tendrá todo lo que queda de día para descansar, conocer el colegio y organizar sus libros.
Su habitación es la numero 14. El desayuno se sirve de ocho a ocho y media; las clases empezaran de nueve y cuarto a cinco de la tarde. El almuerzo estará listo a las 12:30 con un descanso de hora y media y la cena a las 7h Las luces se apagaran a las nueve de la noche y está terminantemente  prohibido salir de las habitaciones después de que las luces estén apagadas, los profesores estarán de guardia y si por alguna casualidad alguien estuviera fuera de sus habitaciones seria castigado severamente- yo simplemente me digne a afirmar con la cabeza mientras me explicaba las normas en los horarios de clase y las normas principales de educación-¿le ha quedado claro?
-por supuesto directora-respondí
Acto seguido la directora Bennett colocó un libro grueso de tapas blancas en el que se leía: “normas escolares”- por si se le olvida alguna
¿Había terminado de hablarme? ¿Debía levantarme?
-puede irse-contesto respondiendo a mis pensamientos
Antes de salir por la puerta por la que había entrado me dijo:
-su uniforme y sus libros se encuentran sobre su cama. ¡Ah! Por cierto señorita Collingwood
Me gire
-comparte habitación con la señorita sharshell
-¿la señorita sharshell?-pregunte intrigada
-si, la señorita que le acompañó hasta aquí, la señorita Christy-aclaro
-por supuesto, muchas gracias-con una sonrisa cerré la puerta tras de mi
Perfecto, ¿donde están los dormitorios? Me encamine hacia el pasillo por el que habían desaparecido Christy y Abie.
Al girar en el pasillo una chica chocó conmigo e hizo que se me cayera el libro de normas que la directora me había entregado.
 Era alta  y muy delgada; su pelo era de color rojizo, tenía los ojos claros. Su piel pálida estaba recubierta por pequeñas pecas que la hacían parecer una muñeca de porcelana. Detrás de ella había dos chicas prácticamente iguales, si, eran gemelas.
-anda chicas, mirar, una nueva- las tres rieron-¿no pretenderás que te coja yo el libro?
-bueno… tu me lo has tirado, te has chocado conmigo- respondí tartamudeando
-niña ilusa…-sus ojos me miraron de arriba abajo desafiándome.
-Kim, llegaremos tarde-dijo una de las gemelas
-claro-paso a mi lado olvidando recoger el libro que me había tirado
-¡que bien me lo voy a pasar este año!-dije irónicamente por lo bajo recogiendo el libro del suelo
-¿decías?-
Me di la vuelta y la chica de pelo rojizo estaba frente a mí
-eh…que no se en donde están las habitaciones de las chicas-respondí rápidamente
Hizo un gesto indicando hacia la derecha por el pasillo donde estaba el patio y se giro con un movimiento de cabeza  girando por la puerta contraria del despacho de la directora.
Antes de acabar el pasillo, este se dividía en dos finalizando en unas escaleras en el que en medio quedaba el patio.
Unos carteles indicaban que el pasillo de la izquierda llevaba al cuarto de los chicos, el de la derecha el de las chicas.
Antes de subir por las escaleras, mire por las ventanas del patio.
Apoyados en un tronco estaban los dos chicos que me había encontrado al salir del taxi.
Uno de ellos tenía el pelo castaño, mandíbula definida, con una sonrisa perfecta  y ojos verdes intenso. Era moreno y de hombros anchos.
El otro en cambio, era rubio, de pómulos elegantes, pestañas largas y espesas y ojos castaños.
Al ver que me devolvían la mirada me giré bruscamente y subí las escaleras que me había indicado Kim hacía un minuto. Mi habitación era la número x, a la izquierda estaba el baño mientras que a la derecha del pequeño pasillo se encontraban los armarios.
En la pared del fondo había una ventana que iluminaba la habitación, a cada lado de la ventana había una mesilla y entre las mesillas y las paredes laterales había dos camas individuales color crema con varias almohadas encima. A  la izquierda justo delante de una de las camas había dos mesas de estudios colocadas en forma de L.
Christy estaba sentada en una de las sillas con un libro en la mano que parecía no estar leyéndolo.
-¿Ya has conocido a la directora Bennett
-Si, es muy amable-conteste irónicamente-y también he conocido a una tal Kim
-Kimberley, se cree la mejor, no la hagas ni caso
En ese momento llamaron a la puerta y Christy se levanto para abrir.
-¡¿a que no sabes que?!-grito Abie con varias hojas en las manos. Me miro y al ver que estaba en la habitación se sonrojo
-¡Abie! ¡Cuenta!-dijo Christy zarandeando las manos delante de sus ojos
-bueno, he recogido los horarios k tenemos en clase, los profesores y nuestros compañeros de clase y, ¿adivinad con quien estamos?- nos repartió una hoja a mi y otra a Christy
-¿al profesor Williams?-pregunte leyendo el nombre del profesor que nos iba a dar clase ese año
-no, me refiero de compañeros-corrigió
-nose, ¿a quien?-pregunto Christy dejando la hoja en la mesa
-¡a los Pershall!-grito Abie dando saltitos
-¡¿Qué?! ¿Enserio?- Christy se levanto y leyó en bajo la hoja de la mesa durante unos instantes-madre mía, es verdad, además en todas nuestras clases
-¿y que pasa con eso?-pregunte intrigada-¿Por qué os hace tanta ilusión?
-¿Qué porque? ¿Tu estas loca? ¿Les has visto?-chillaron las dos dando vueltas alrededor mío
-esque nose porque os alegráis tanto-seguía sin comprender
-¿les has visto?-volvió a pregunto Christy
-¡si! ¿Y que pasa?
-¡están tribuenos!-chillaron las dos a la vez riendo

4 comentarios:

  1. ¡Hola!
    No pasa nada por las faltas.
    Esta muy bien y me está empezando a enganchar tu historia.
    Algo esconden los Pershall ¿no?
    Estoy deseando el próximo capítulo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. tu historia esta buenisima.
    pero si yo fuera tú, quitaria el capitulo del blog.
    Porque alguienn te puede robar los capitulos y decir que lo ha hecho el.
    Es una historia buyenisima y por eso ten cuidado, que telo puede robar.
    Piensatelo.
    PO cierto, pasate por mi blog, acabo de empezar y no tengo mucho, grax.
    .http://www.escritores-papel.blogspot.com/
    Eres muy buena escribiendo.:)

    ResponderEliminar
  3. lo siento por las faltas! hay muchisimas, pero no tengo mucho tiempo ;) espero k os guste
    besos

    ResponderEliminar
  4. nube! muchisimas gracias! y si, los Pershall ocultan algoo! ya se veraa.. subo el 2º capitulo beess

    ResponderEliminar