Páginas vistas en total

martes, 5 de julio de 2011

5º CAPITULO CAZADORA

Mientras que yo vaciaba todos los cajones del escritorio, Abie sacaba la ropa y buscaba por el armario
-¿Dónde se puede haber metido un maldito móvil?-chille a alguien invisible
-¿lo sacaste de la habitación?-pregunto Abie angustiada mientras miraba por dentro de cada zapato
-no Abie. En ningún momento. Estoy seguro. Alguien me lo ha tenido que quitar.
-nose Lizz. En este colegio nunca nadie ha robado nada. Vamos, o no ha habido ninguna acusación de robo. Además no tenemos pruebas de que te lo hayan  robado…
-¿te parece poco que no este en el sitio donde lo deje esta mañana?-pregunte irritada
-no me hables así por favor. Yo no te he robado el móvil…-bajo la mirada
-tienes razón Abie, lo siento. Vamos a cenar.

-¿Ben te soplo el examen?-Christy estaba sentada junto a Alex que tenia el brazo sobre los hombros de ella. Abie estaba sentada a mi lado. Y como hace unas cuantas horas, desde el examen, a Dylan no se le veía el pelo.
-¿Ben?-pregunte asintiendo a su pregunta
-claro, Ben, Benjamin. Todo el mundo le llama Ben, Lizz
-ah-conseguí decir- pues no me gusta
-Umm… a mi no me dice nada. Ni siquiera me saluda.-dijo Abie con un suspiro
-es guapo…-declaro Christy pensativa. Alex carraspeo. Christy coloco su mano sobre la de Alex y le susurro algo al oído dándole unas palmaditas en la mano.
-¿Dónde esta Dylan?- pregunte apartando la mirada
-yo no le he visto desde…-empezó a decir Abie
-ahí esta-Alex hizo un movimiento de cabeza que hizo que Abie y yo nos girásemos y mirásemos hacia la puerta del comedor.
Kimberly esta apoyada en una de las paredes de la entrada con Dylan apoyado sobre una mano en la pared, delante de ella. Los dos se reían y se susurraban cosas al oído. Mire hacia otro lado.
Mire a la mesa de Benjamin. Estaba sentado con todos los chicos del equipo de futbol chillando y riéndose. Se levantaron y al salir por la puerta, como si supiera que le estaba mirando, me devolvió la mirada sonriendo antes de que una chica alta y de pelo negro le cogiera del brazo y atravesaran la puerta. Suspiré sin pensarlo.
-juega al futbol Lizz, siempre esta rodeado de chicas- susurro Christy sacándome de mi sueño
-Christy, ¿sabes si a entrado alguien en nuestro cuarto?-pregunte cambiando de tema
-no, ¿Por qué?
-creo que alguien me ha robado el móvil-
Alex se atragantó con el zumo que estaba bebiendo en esos momentos.
-ahora vengo-se levantó, agarró el brazo de Dylan apartándole de Kimberly y salieron fuera del comedor.

Abie se excusó de dolor de cabeza mientras nos dirigíamos a la parte delantera del colegio. Cuando pasamos por el patio interior, alguien me llamo
-Lizz-me gire hacia la voz. Era Dylan.-ven
-¿ahora me hablas?- me mantuve donde estaba hasta que Christy me cogió por el codo y me llevo hasta donde estaban Dylan y Alex.
Alex estaba sentado en una rama comiendo una manzana, mientras que Dylan, se apoyaba contra el hombro del manzano dando vueltas en las manos a un objeto. Me lo lanzó.
Lo cogi apunto de chocarse contra el suelo y por poco, darme de bruces contra el cemento
-pero que… ¿Qué haces tu con mi móvil?- me acerque a él enfadada. se estaba riendo
-quería ver si…
Le interrumpí antes de que pudiera continuar con la frase
-¡que mas me da para que lo querías! No puedes venir y coger mi móvil así como así-Alex rió. Le mire-¿Qué te hace tanta gracia?
-te sorprendería de lo que es capaz de hacer.-contestó con una sonrisa
-déjala Alex, es una pobre niñita engreída, que se cree que le cae bien a todo el mundo y que va haciendo que los demás giren en torno a ella como ella quiere que lo hagan, incluso hace que le soplen los examnes.-era Dylan. Imposible, no puede haber dicho eso, no él.-no me pongas esa cara de asco, Lizz-continuó. Estaba siendo cruel. Apreté las brazos contra los costadas apretando los puños lo mas fuerte que podía- todos sabemos que te gusta llamar la atención
Esa última frase fue la gota que colmó el vaso. Me acerque tanto como pude a él, levante la mano, pero él fue mas rápido y antes de que pudiera darle un tortazo, me había agarrado la mano por la muñeca retorciéndomela para colocarme el brazo entero tras la espalda. Le notaba detrás de mí. Notaba su aliento cuando se acerco a mi oído y me susurro muy bajo:
-hay que reconocer que eres valiente
-si y también tengo cerebro, a diferencia de ti-levante el pie y le asesté el pisotón mas fuerte que había dado en mi vida. Le pillé desprevenido. Empezó a maldecir y la presión de la muñeca disminuyó. Me agarraban otras manos. Mire a Christy pero esta miraba detrás de mi a algo que yo no podía ver.
-será mejor que os vayáis-mire atrás y vi a Alex y detrás de él a Dylan dando saltitos y maldición como un tonto. Me hizo reír y ni siquiera me moleste en comprobar si Dylan me miraba o no, cuando Alex me soltó.
Cogi a Christy por el brazo y cruzados el patio en unos segundos
-¿Cómo se te ocurre decirla algo así Dylan?- Alex estaba de espaldas mirando a Dylan
-¡Alex! ¡Me ha pisado!-dijo este en su defensa
- pareces un niño pequeño y además…- y nos alejamos sin escuchar mas

-¿estas bien?-preguntó Christy andando por el prado. Me mire la muñeca, allí donde me había agarrado Dylan. Tenia una línea roja que me recorría toda la muñeca donde sus dedos habían echo fuerza. Me escocia. Tiré de la manga de mi chaqueta para que no la pudiera ver Christy
-si, tranquila-vimos a Alex venir corriendo hacia nosotras.
-Lizz, Lizz-respiró hondo y siguió- lo siento, lo siento por mi hermano. Hay veces que no piensa lo que dice y...
-no te preocupes Alex estoy bien-le vi como agarraba la mano de Christy- creo que me voy al cuarto, nos vemos en clase dentro de un rato
Nada más meterme en el cuarto me tumbe en la cama. Quedaba media hora para que empezaran las clases. Quizá podría dormir un rato y tranquilizarme
Me levante. Madre mía. Las clases habían empezado hace cinco minutos.
Salí corriendo por el pasillo de las habitaciones de las chicas, bajando las escaleras de tres en tres y derrapando por las esquinas pasando por delante del comedor. Abrí la puerta de golpe justo en el momento en que el profesor Brown se estaba sentando en su silla.
-¿con prisas señorita Collingwood?
-siento el retraso, me distraje y no escuche la campana. No volverá a ocurrir.- me senté junto a Dylan.
Me había recorrido el camino de la habitación a la clase en un minuto. Me subí las mangas de la chaqueta hasta los codos justo en el momento en que Dylan miraba mi muñeca herida. Iba a bajar la manga justo cuando Dylan agarró mi muñeca con su mano. Vi como me miraba. Le devolví la mirada, tenia los ojos de un color verde fuerte. Me miraba con ojos suplicantes ¿me pedía perdón? Cerré los ojos con fuerza cuando él me pasó con delicadeza su dedo índice por la herida. Cuando abrí los ojos, vi que Kimberly me estaba mirando con cara de pocos amigos. Aparte la mano de la de Dylan y me baje la manga de la chaqueta.
En la última hora de clase me llego una carta de Benjamin.
“¿mañana por la mañana vuelves a desafiar a tu despertador?” me preguntaba.
Agarre el bolígrafo que tenía Dylan dando vueltas por los dedos y escribí:
“si me das una buena razón puede que si” cuando se la pase vi como sonreía
“ven a correr conmigo a las 7 A.m.” contestó
“OK. A las 7 en el árbol de la entrada” no obtuve respuesta

5 comentarios:

  1. bua! esta de PM
    no puedo esperar al 6º!!!
    jaja 1 bess

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    Muy buueno :)
    Estoy deseando el sexto
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    Esta super wai
    Pobre Dylan celoso de
    Benjamin ... :)

    ResponderEliminar
  4. gracias!! el 6º esta escribiendose! besoss

    ResponderEliminar
  5. Pero que cojo... le pasa a Dylan? Ains, no puedo parar de leer *___*

    ResponderEliminar