Páginas vistas en total

sábado, 4 de febrero de 2012

11º CAPITULO CAZADORA

LIZZ
Sentada en la cama, con mi pijama calentito y escuchando la lluvia caer pensé en todo lo que me había sucedido esa noche.
De repente Christy entro de golpe lanzándose a mi cama extendiendo todo su vestido a mí alrededor.
-ha sido alucinante-dijo con un suspiro. Estaba espléndida. Me abrazó con fuerza- ¿tu que tal? Te he visto bailando con Dylan pero en cambio con Benjamin no te he visto y derepente desapareciste y después…- empezó a hablar sin parar
-nos hemos besado-dije sin pensar. Ella paró al instante
-¡¿Qué?!-chilló- ¿con Ben?
-no exactamente…-susurré
-¿fue… fue… con Dylan?-balbuceó
Asentí bajando la mirada. Pegó un chillido y se tiró sobre mis brazos, literalmente.
-¿Cómo fue?-preguntó- alucinante ¿Verdad? ¡Eres la segunda chica que le besa! ¿Sabes lo de Kimberly verdad? -asenti-dios mío que fuerte. Pues me alegro por vosotros ¿estáis saliendo?
-no lo se- conteste avergonzada. Ella levanto un ceja- haber, estábamos en el jardín y bueno estuvimos hablando, nos besamos y justo vino la directora y escucho a Kimberly y a sus amigos en el bosque entonces nos fuimos y nos volvimos a besar y me pidió que saliera con el y de repente se fue, no me dio ni tiempo a contestar. Bueno ¿y tu que tal con Alex?
-alucinante, es el mejor. Estuvimos bailando, bebimos ponche y también nos besamos y después vino Dylan cogió a Alex por el brazo y le dijo algo. Se disculparon y se fueron corriendo hacia el bosque.
-al bosque ¿para que quieren ir al bosque?-pregunte mirando por la ventana.
-según lo que me has dicho, a lo mejor fueron a avisar a Kimberly, ya sabes que Dylan antes iba con ellos y eso…- al instante vi por el bosque muchas luces y voces.
-Christy, mira esto-ella se acercó. Abrimos la ventana y el olor a lluvia me dejo anonadada.
Un grupo de personas se dirigían hacia el colegio. Reconocí al profesor Williams que llevaba a una chica de la mano.
-es Kimberly-dije riéndome. El profesor Williams tiraba de ella intentando que ella no se cayera entre tanto tumbo.
Riendo reconocimos a todos los amigos de Kimberly que iban chillando y cayéndose en barro rodeados de profesores con linternas. La directora encabezaba el grupo dando órdenes a todo el mundo de que se metieran en las habitaciones.
-Ey Lizz. Fíjate, no están, ni Alex ni Dylan- Christy tenia razón, no estaban- creo que será mejor que se lo digamos a algún profesor.
-no te preocupes Christy, seguro que ya están en su habitación-me levante y le cogi el pijama de debajo de la almohada- vamos a meternos en la cama
Aunque mañana nos habían dado día libre, ya era tarde, y además no quería reconocer a Christy que estaba preocupada por Dylan

CHRISTY

El baile había sido perfecto: el vestido perfecto el peinado perfecto la música perfecta y hasta el acompañante perfecto. Cuando me levante a la mañana siguiente me embargo un sentimiento de tristeza porque se había acabado, mi baile perfecto se había acabado. Lizz seguía durmiendo así que entre en el baño sigilosamente para ducharme.
Cuando salí de la ducha desperté a Lizz, eran las 9:00 y a las 9:30 se acababa el desayuno por ser sábado.
-Lizz despierta, en media hora cierran el desayuno y ayer baile tanto que queme todas mis reservas
¡Necesito comer!
-Vale ya me levanto-refunfuño Lizz.
Se vistió en tres minutos y bajamos a desayunar
Llene mi bandeja de frutas y tostadas tenia muchísima hambre aunque esa no era la principal razón por la que quería bajar tan rápido.
Estaba deseando ver a Alex pero no había ni rastro ni del ni de Dylan.
Lizz y yo nos sentamos en la mesa de siempre donde Abie se comía una tostada con mermelada.
-Buenos días Abie-dije
-Buenos días chicas que tal habéis dormido
-Puff estupendamente anoche estaba agotada y me dormí enseguida-dijo Lizz
-¿Que tal te lo pasaste en el baile Abie?-pregunte con una sonrisita picara. La noche anterior había visto a Abie bailar con un chico y parecía que se lo estaban pasando realmente bien.
-Genial fui con Gonzalo Wickdom, el de un año mas es muy simpático. Nos pasamos toda la noche bailando y charlando.
-Espero que nos lo presentes, pillina-dije levantando las cejas.
-Por supuesto que si tranquilas
-¿Oye Abie has visto a los Pershall?-pregunto Lizz mientras daba vueltas a su café
-No, no les he visto por aquí, quizá estén fuera o en la biblioteca
-Gracias. Bueno, bueno, quiero más detalles sobre ese Gonzalito...-dijo Lizz entre risas. Abie nos contó absolutamente toda su noche con Gonzalo mientras terminábamos de desayunar e incluso siguió contándonos cuando nos echaron del comedor y acabamos en los jardines.
-...y eso es todo.-concluyo-Bueno chicas me voy que he quedado con el en las caballerizas
-Adiós, suerte-gritamos Lizz y yo mientras Abie corría en dirección a las caballerizas.
Buscamos a los Pershall por todos lados pero había ni rastro de ellos. Nadie los había visto en toda la mañana. Era como si se los hubiera tragado la tierra.
-No, no contesta-le dije a Lizz tras llamar siete veces a Alex-nose, ¿a ti Dylan no te dijo nada anoche?
-No, a lo mejor la directora Bennett sabe algo
-Si, tienes razón. Si han salido del internado seguramente ella lo sepa.

-¿Podemos entrar directora?-pregunto Lizz tras llamar a la puerta y asomarse dentro del despacho
-Entrad chicas-dijo la directora Bennett desde dentro de su despacho-pasad, sentaros
-Gracias directora-dijo Lizz
-Vera directora queríamos preguntarle si usted sabía algo de los Pershall
-Si, vinieron a verme anoche pero me pidieron que no os dijera nada solo que no os preocuparais y que estarían de vuelta en un par de días
-Gracias por su ayuda-dije saliendo del despacho cerrando la puerta tras de mi.
LIZZ
La mañana siguiente nos la pasamos durmiendo y al despertarnos comprobamos lo que más temíamos: llovía. Llovería durante todo el día. Adiós a la salida de caballo.
Después de comer, Christy, Abie y yo nos subimos a la biblioteca. En ese momento estaba casi vacía.
Christy y yo nos tumbamos en un sofá tapándonos con una manta mientras que Abie se iba a coger unos cafés.
Abie se sentó en el suelo delante de nosotras. Me miró sonriendo. Llevaba así todo el día, desde que se enteró lo que pasó anoche con Dylan. Al parecer era la noticia del día en el colegio y en principio la razón de que estuviéramos en la biblioteca, lugar donde Kimberly nunca iría.
-Abie por favor deja de mirarme así-puse un brazo por encima a Christy intentando no tirar su taza de café
-esque es muy fuerte. Sabía que acabaríais juntos. Vi la forma en que te miro cuando bajaste del coche
-no es que hallamos acabado juntos exactamente…
-¿Qué tal besa?-pregunto directa
-nose Abie-dije entre risa- la verdad esque fue fantástico. Todavía creo que fue un sueño.
-¿y Ben?- pregunto Christy
-no lo se. Pero creo que me dejo las cosas claras.
CHRISTY
Fueron los dos días más largos del mundo. Lizz y yo nos pasamos todo el fin de semana en la habitación, pensando en las posibles razones que tendrían para irse sin decirnos nada.
Cuando el despertador sonó el lunes por la mañana Lizz y yo nos duchamos y vestimos a toda prisa y bajamos al comedor, pero nuestra mesa estaba vacía.
Fuimos hacia ella y nos dejamos caer en las sillas con un suspiro.
De repente note unas manos que me tapaban los ojos.
-Lizz... ¿eres tú?
-No Christy, yo sigo a tu lado-contestó ella entre risas
-¡Alex!
-Hola preciosa-me dijo Alex mientras yo me levantaba y me tiraba a sus brazos para abrazarle con fuerza
-¿Donde habéis estado?
-Una emergencia familiar pero ya esta superada
-Me alegro
-Christy, ¿quieres venir a dar un paseo?-pregunto Alex
-¡Claro!-conteste sin pensarlo dos veces-luego nos vemos Lizz
-que os divirtáis-dijo Lizz riendo

-¿A donde vamos?-le pregunte a Alex cuando salimos del colegio
-Es una sorpresa
Estuvimos andando durante un rato por el bosque hasta que llegamos a un claro donde había un mantel extendido y una cesta encima
-¿Que es esto?-pregunte asombrada
-Sorpresa-me susurro Alex al oído. Empecé a reírme y nos sentamos en el mantel. Estuvimos hablando de todo un poco durante alrededor de una hora.
Entonces sonó el móvil de Alex
-Emma que pasa-se levanto y se alejo un poco mientras hablaba-vale hasta ahora.
-¿Que pasa Alex? -pregunte algo preocupada
-Nada, tengo que hacer una llamada-empezó a marcar un numero y volvió a alejarse
-Dylan viene hacia aquí-dijo cuando colgó, parecía furioso.
-Alex...-empecé pero el me corto
-No te preocupes no pasara nada-de repente se oyó un ruido entre los árboles y apareció un enorme lobo negro que se dirigía corriendo hacia nosotros.
Justo en ese instante apareció Dylan corriendo y de un salto se convirtió en un lobo claro mas grande todavía que se interpuso entre el lobo negro y nosotros. Miró un segundo hacia los árboles de detrás mío para ver a Lizz aparecer
-Christy vete-grito Alex mientras saltaba sobre el lobo negro convirtiéndose en un lobo gris oscuro enorme.
Retrocedí espantada mirando como los tres lobos empezaban a pelearse, tropecé con una rama y caí pero en ese instante apareció Lizz y
después de quedarse un momento en shock me ayudo a levantarme me cogio de la mano y salimos corriendo de allí

LIZZ
Una pelea de dientes y gruñidos tomaba parte ante nosotras
Christy y yo corrimos lo máximo que pudimos. Las piernas cedían a cada paso y se enredaban con las raíces haciéndome caer sobre el húmedo barro. El corazón me latía con fuerza y oía la fuerte respiración de Christy a mi lado que no me había soltado mi mano
Cuando por fin llegamos al colegio creí que iba a vomitar.
-¿deberíamos contárselo a alguien?-preguntó Christy secándose las lágrimas con su camisa. La agarre por los hombros.
-Christy, a nadie, no se lo podemos contar a nadie.-empecé a dirigirme hacia el colegio- al menos por ahora


5 comentarios:

  1. Guau mola un montón por el amor. De lod dioses no tardes en poner el siguiente capitulo porfa

    ResponderEliminar
  2. a y q sepas q es anonadada no anonada....pero aun asi increible y maravilloso por dioses no dejes de escribir este libro y no tardes en colgar el proximo capitulo

    ResponderEliminar
  3. corregido!! muchas graciass, pronto el proximoo

    ResponderEliminar